El rescate


Me dices que Juan Manuel ya no te desea, que sólo piensa en irse con sus amigos y que rechaza tu cuerpo por las noches. Me dices que estás harta de tus hijos, que son unos egoístas y que nunca dieron valor a todo lo que renunciaste por ellos. Me dices que no te dieron el bonus a pesar de triplicar los objetivos y de volcarte cien por cien en el proyecto para no pensar en tu vida insatisfecha. Me dices que tu madre todavía te pide que cuides de tus hermanos aunque tienen más de cuarenta años. Me dices que tus amigas sólo hablan sus cosas, que estás cansada de sus quejas mientras las tuyas se amontonan dentro. Me dices que no te queda tiempo para pensar en ti, para hacer lo que te gusta, porque pasas el día ocupándote de todo y de todos. Me dices que por más que haces para satisfacer a los demás, no eres feliz.