No más príncipes


Cinco de la mañana. Despierto. Le asaltan los pensamientos de siempre. La desesperación elevada a infinito le empuja fuera de la cama. Admitido. - Me lo voy a hacer mirar -anuncia a las paredes. Por fin una frase sensata. Ella no está para oírlo. Dijo adiós. Esta vez para siempre.

Cuando la ciudad amanece se pone en marcha. A ritmo de tren se dirige al trabajo. Le gusta lo que hace. Consume las horas con gusto aunque el bolsillo no se nutre. Eso también se lo va a hacer mirar. Decidido. Fija su atención en dos. Parecen amigas. Hablan con intensidad. Es una conversación para un vino entre manos. Ellas no quieren más príncipes que se convierten en sapos. Pareciera que hablan de él mismo.

El rescate


Me dices que Juan Manuel ya no te desea, que sólo piensa en irse con sus amigos y que rechaza tu cuerpo por las noches. Me dices que estás harta de tus hijos, que son unos egoístas y que nunca dieron valor a todo lo que renunciaste por ellos. Me dices que no te dieron el bonus a pesar de triplicar los objetivos y de volcarte cien por cien en el proyecto para no pensar en tu vida insatisfecha. Me dices que tu madre todavía te pide que cuides de tus hermanos aunque tienen más de cuarenta años. Me dices que tus amigas sólo hablan sus cosas, que estás cansada de sus quejas mientras las tuyas se amontonan dentro. Me dices que no te queda tiempo para pensar en ti, para hacer lo que te gusta, porque pasas el día ocupándote de todo y de todos. Me dices que por más que haces para satisfacer a los demás, no eres feliz.

Campus Promete


¿Qué es lo que te gusta? 

Esta pregunta es el punto de partida de Campus Promete. Imagina qué quieres hacer, para qué y quién eres al hacerlo. Es la imaginación la que precede a la acción. Dar forma a esta posibilidad, expresarla, crearla, desarrollarla, producirla y presentarla es Campus Promete. Una iniciativa educativa y social innovadora que ayuda a hacer realidad los sueños con un equipo técnico y humano en tan sólo cinco días.  

En el siglo XXI el cambio está en ser lo que somos y hacer lo que nos vibra con gusto. Cambiar esfuerzo de logro idealizado por el fluir en lo que uno es de verdad y apasiona. El sistema educativo necesita renovarse. ¿Qué sentido tiene memorizar conceptos que no invitan a indagar sobre nosotros y el mundo? ¿Te imaginas una escuela en la que aprender a base de creación, desarrollo y producción de proyectos personales publicables en colaboración con otros para hacer de este mundo un lugar mejor en el que vivir?

Storytelling

El anglicismo storytelling se refiere a la narración de historias. Me gusta el término. Es corto y tiene ritmo. Antes de invitarte a leer este post, quiero proponerte que veas el vídeo.




¿Cómo responde tu cerebro al storytelling de Ben?

Estas son las respuestas naturales que han sucedido en tu cerebro. Has segregado dos hormonas: Cortisol y oxitocina. Cortisol, por tener tu atención concentrada en la trama y oxitocina, también llamada hormona del abrazo, en respuesta a la conexión emocional con Ben y su padre.

El cortisol se libera como consecuencia de la emoción de angustia. Es la hormona que segregamos en nuestras vidas cuando nos sentimos estresados. La oxitocina aparece por la empatía y, desafortunadamente, abunda menos en el entorno. Si liberáramos más oxitocina, la forma en la que vivimos cambiaría. Esta hormona no sólo la producen las madres que se vinculan con sus hijos antes, durante y después del nacimiento, sino que es un pegamento social que cohesiona y mantiene unidas relaciones, comunidades y sociedades.

光 Hikari


¿Quién quiere parar el agua de la lluvia? Hikari no usa paragüas y se mueve a lomos de bicicleta. Hace tiempo que dejó de decidir en base a objetivos y metas sin sentido. Fue la mejor de las decisiones. 

Una noche Hikari tuvo un sueño. Soñó que dejaba de soñar. Desde entonces no sueña, ni dormido ni despierto. Los sueños duelen más que la realidad porque, aunque a veces se cumplen, no alcanzan lo imaginado. Y es que todo cambia, tanto el objeto deseado como el sujeto que desea.

Hikari simplemente contempla el cambio y se deja mojar por la lluvia. Aunque cuenta con más de 80 años, es un hombre sin edad. Vive como un niño sin fin y sin rumbo fijos. Tan sólo pedalea. Es la vitalidad en movimiento. Es el placer de cada instante. Es feliz. Se siente vivo. Más que vivo, pleno. Es la luz que lleva en su propio nombre.

花見 Hanami


A veces hace falta recorrer medio planeta para encontrarte contigo mismo. Otras culturas, otros planetas en este planeta. Lugares extrañamente familiares y personas que señalan el camino como flecha en línea recta. ¿De dónde vienen estas memorias? ¿Inconsciente individual y colectivo? ¿Vidas pasadas?

Las creencias y la ciencia no explican lo que la atención capta cuando uno está en actitud consciente. No me importa el porqué, lo relevante es la vivencia. Las situaciones se unifican en un solo plano donde espacio y tiempo son relativos. Tal vez los mismos escenarios y personas. Lo que cambian son las decisiones. ¿Será eso evolución?

Japón fui a verte, al menos una vez en este otro tiempo, para decirte que me voy para no volver.


Mente



Como un péndulo. La mente no para. De atrás a adelante. Y viceversa. Pasado, presente y futuro. Cuando cuerpo, emoción, pensamiento y esencia confluyen en un punto cero, el movimiento cesa. Quietud. Silencio. Consciencia.

De pie. Plantas de los pies arraigadas en el suelo. Rodillas semiflexionadas ligeramente. El peso del cuerpo cae al suelo. Desde los pies se proyectan dos raíces al centro de la tierra y, una tercera, desde el coxis. Respiración en hara, dos dedos debajo del ombligo. Inhalar y exhalar, lenta y profundamente. Al inhalar lleva la atención a tus vértebras lumbares, dorsales y cervicales en sentido ascendente. La coronilla se proyecta hacia el cielo. Al exhalar, en sentido descendente, date cuenta si hay alguna zona de tensión. Lleva ahí tu atención mientras sueltas el aire prolongando un poco más la exhalación. Inhalar y exhalar. Toma tu tiempo. Siente tu eje central. Descansa en esta línea media sintiendo cómo se aflojan los músculos y se crea espacio entre ellos, huesos y articulaciones. Ahora, deja que el cuerpo haga. Tal vez surgen micro-movimientos. Permite que aparezcan. Fluye en tu presencia.

¿De qué te das cuenta?
 
 

Batido de memorias con sabor a té verde

El tiempo se detuvo en Kyoto. Era mañana Zen dentro y fábrica metalúrgica fuera. Los ventanales panelados de madera y arroz del ryokan acentuaban el contraste. Conecté con un estado de atención presente enfocado a cámara lenta. Me movía como por casa con energía yang en la pisada descalza y un aire sexying en el vestir. Unas veces con kimono, otras kimono con jeans que se veía al sentarme y cruzar las piernas y otras con vestido rojo, lápiz de labios a juego y trazo negro de eyeliner en la mirada. Desfilaba con mezcla de estilos entre Oriente y Occidente, nueva tendencia para seguidores en moda. Sin embargo, la mejor indumentaria era la del onsen unisex donde estábamos tal y como venimos al mundo. 


H2O



El primer domingo de la primavera no quiere despedir al invierno y me despierto con sed. Sed de harina de pizza argentina y sueño roto de familia propia. Me levanto. Me sirvo un vaso de H2O con restos de miel, limón y jengibre. Voy al baño. Mientras bebo hago el primer pis de la mañana. Soy fuente. Vuelvo a la cama. Remoloneo, como el gato que no tengo, un par de vueltas más. 

Primavera. Invierno. Otoño. Verano. Repaso hacia atrás las estaciones. No importa qué es lo que ha pasado sino cómo lo interpreto. Quiero soltar, dejar marchar lo que está acabado, morir a lo viejo. Ya no quiero vivir en el poquito a poco. Lo quiero todo. Siento que merezco amar y ser amada. Todo es posible. Todo a la vez. Una primavera nueva está por llegar. 

Invierno, entérate! Estoy preparada para ser y hacer. Lo que doy es lo que soy. Soy la transformación en expansión.


En caída libre

Su mundo estaba patas arriba, sobre todo en lo que se refiere al tema de relación de pareja. Siguió la recomendación de la última sesión de psicoterapia y repasó su biografía sentimental. Cayó en cuenta que, en el tema del amor romántico, el tiempo pasaba y la pauta se repetía una y otra vez. Distintas relaciones y los mismos patrones anclados hasta la médula. ¿Qué dificulta la disolución de lo vivido? Anotó en su cuaderno de psiconauta sentimientos y carencias que se habían dado en cada historia. Descubrió que había un común denominador en todas ellas. Señaló los patrones comunes y trazó una ruta de principio a fin como si se tratara de las estaciones del metro que recorría a diario. Ante si, tenía ahora el mapa que mostraba el trayecto repetido a lo largo de su vida amorosa. Era el mapa de lo que había estado temiendo y pidiendo al amor. Por primera vez, vio con claridad y comprendió con los ojos de su mente y de su corazón.

La Relación Psicoterapéutica

La psicoterapia es necesaria para cuestionar nuestra realidad. La verdad es simple, es una y es la misma para todos. Abre la mente. Nadie se cura solo. Sana y sánate!

¿Para qué sirve la psicoterapia?
La psicoterapia es una experiencia que transforma la visión del yo, del tú y del mundo. Extrae lo que se oculta en el tintero del inconsciente; la temida sombra negada y las naturales cualidades olvidadas. Revela la identidad esencial actuando sobre la energía, las ideas y la actitud. Se orienta hacia la reconciliación y sanación. En definitiva, sirve para ser libres, felices y estar en paz.

¿Quién no ha sentido algún tipo de obstáculo alguna vez?

En tres días

¿Cuál es el parásito más resistente de erradicar en el organismo? El parásito se llama IDEA y está instalado en el cerebro. Producto de un experimento de mejora de la raza humana, Adan Flow era la esperanza para eliminar el sufrimiento. Las sucesivas catarsis de la humanidad dieron como resultado un individuo limpio de parásitos. Decidido a confirmar el enigma de un ángel nacido en la tierra, John Grace aportó sus conocimientos neurocientíficos al Proyecto IDEA. Llegó el 24 de Agosto de 2015 a México. En tres días ocurrieron dos fenómenos extraordinarios; uno, un Eclipse Galáctico, anunciado por la NASA que dejó en completa oscuridad al planeta y, dos, John se instaló con Adan para comprobar el test de tal esperanza.

ni Cupido, ni Tinder, ni Máscaras

Hace 18 años, el psicólogo Arthur Aron consiguió que dos extraños se enamoraran en su laboratorio con 36 preguntas. Bajo el hechizo de Cupido, Daniel Arrow quiso probarlo. Localizó el test en Google y recreó el escenario en Tinder. Chateando con Helen Heart, Daniel encontró al fin una idea original para la primera cita. Se encontarían en el Museo Correr de la Piazza di San Marco. Cada uno llevaría puesta una máscara veneciana y el cuestionario contestado. En silencio, se intercambiarían las respuestas. Una vez leídas, se quitarían las máscaras y se mirarían fijamente a los ojos durante 4 minutos, tal y como proponía el experimento. Así lo acordaron y así lo hicieron.